Una especie timida e inofensiva, que esta amenazada en el Caribe colombiano

Por: Sofy Carmona
BioCaribe

Hoy les hablaré sobre los manatíes, desde el Centro de Rehabilitación de la autoridad ambiental, CVS, en el departamento de Cordoba.

El manatí es uno de los mamíferos acuáticos más tierno, curioso, y apacible de la naturaleza. Puede llegar a pesar hasta 2.000 libras y alcanzan un tamaño de mas de 3.60 metros.

Se parece a la ballena por su cuerpo tan grande. Su color es gris, con algunos lunares en la panza y tiene una cola en forma de cuchara y dos aletas como brazos, con tres o cuatro uñas en cada aleta que le permiten nadar. Su cabeza y cara son arrugadas con bigotes en el hocico.

Sus labios están cubiertos por cerdas rígidas y cortas actuando como órganos táctiles. Solo tienen algunas muelas y sus dientes son placas que le sirven para masticar. No tiene orejas por lo que su sentido mas desarrollado es el de la vista.

Su piel es áspera y cubierta de pelos cortos y muy esparcidos. Tiene una gran capa de grasa, para protegerlo del frio.

Él solo pueden vivir en un ambiente acuático tropical o cálido. Nunca se verá un manatí en aguas frías, pues su cuerpo no está adaptado para las bajas temperaturas.

Los manatíes son un grupo de pacíficos mamíferos que pasan su tiempo tranquilos en las aguas, especialmente, de los humedales, estuarios, ríos, lagunas y bahías a bajas profundidades. También puede pasar largos períodos en agua salada.

Sabes porque en algunas partes lo llaman vaca marina? porqué se alimenta de plantas acuáticas, buchones pastos marinos, algas, y mangles. Comen de 6 a 8 horas diariamente, sin tener un horario.

Debido a que son mamíferos, tienen que salir a la superficie para respirar. Ellos descansan sumergidos en el fondo y pueden permanecer hasta por 20 minutos. Los manatíes naden a una velocidad de 5 a 8 kilómetros por hora aunque puede aumentar su velocidad hasta 30 kilómetros por hora en distancias cortas.

La tasa reproductiva es muy baja frente a otros mamíferos. La madurez sexual la adquieren alrededor de los cinco años y se estima que una cría nace cada dos a cinco años. El período de gestación dura 13 meses y las madres amamantan a sus crías durante uno o dos años, tiempo durante el cual la cría depende de su madre. Estos mamíferos ayudan al ecosistema, sus excretas sirven de alimento a los peces, contribuyendo a mantener sus poblaciones altas para el consumo de la gente. También limpia la superficie del agua de la vegetación que impide la oxigenación y el paso de la luz solar.

Charlando con Amelia, de la Fundación Omacha, nos comentó que en asocio con la CVS están liderando en la región el proyecto llamado Manatí, con el fin de rescatar, rehabilitar y conservar a esta especie, me comentó que ya han liberado 4 manatíes y están trabajando en estrategias a través de la educación de niños y jóvenes para promover su conservación.

Cuando rescatan un manatí, lo pesan, lo examinan, para saber si esta bien de salud y cuando ya esta listo y sano, lo liberan en una ciénaga que le permita vivir bien y que no corra peligro.

En la época de sequía sufren mucho, se quedan sin alimento y los caños se tapan con lodos que impiden su paso a otras lagunas o ciénagas. Muchos murieron en la sequía de este año. Afortunadamente, gracias al aviso de la comunidad, Omacha logró salvar 10 manatíes que se encontraban desnutridos y débiles, entre ellos habían varias crías. Cómo Salvar al

© Copyrights SIRAP Caribe 2018. Todos los derechos reservados.