Complejo Cenagoso
DEPRESIÓN MOMPOSINA RÍO SAN JORGE
Slider

Según la convención de Ramsar , los humedales son indispensables por los “servicios ecosistémicos” que brindan a la humanidad, desde suministro de agua dulce, alimentos y materiales de construcción, y biodiversidad, hasta control de crecidas, recarga de aguas subterráneas y mitigación del cambio climático. Su calidads están disminuyendo y en consecuencia, los servicios que ofrecen se encuentran en peligro.”

El Complejo Cenagoso Depresión Momposina Río San Jorge, prioridad ecosistema de la región, corresponde al sector más occidental de las ciénagas asociadas a la Depresión Momposina, entre el Complejo de sabanas y arbustales de Sucre y Córdoba y el complejo cenagoso Depresión Momposina-Río Cauca.

El 80,6% del área se distribuye en 12 municipios de los departamentos de Sucre, y el restante en Bolívar y Córdoba. De éstos se destacan en Sucre, Sucre, San Benito Abad y Majagual; y en Bolívar, Magangué y Achí. Corpomojana tiene la más extensa jurisdicción. Las 52.529 ha restantes corresponden a la CSB y la CVS.

Como era de esperarse en un área prioritaria cenagosa, la vegetación de pantano y los cuerpos de agua dominan en el paisaje, y corresponden al 68,1% de la extensión total.

Se identifican otros 5 ecosistemas para este complejo cenagoso, de los que sobresalen por su extensión el bosque y arbustal inundable con 32.742 ha, y el bosque húmedo tropical en planicie del zonobioma húmedo tropical bajo Cauca con 1.560 ha; Los demás ecosistemas, con áreas inferiores a las 80 ha, corresponden a bosques, arbustales y herbazales.


EL estudio de planificación eco-regional, adelantado por el Instituto Von Humboldt, el Invemar, Conservación Internacional, The Tature Conservancy y SIRAP Caribe, que identificó las prioridades ecosistémicas del Caribe colombiano, estableció que los bosques inundables y vegetación de pantano, principal ecosistema de los complejos cenagosos o humedales, se encuentran en estado crítico debido al alto nivel de amenaza que se encuentra, por las presiones de las actividades económicas especialmente la ganadería y agricultura. Para la región este ecosistema contemplan metas de conservación entre el 90 y 100% de conservación, esto significa que se deben realizar acciones de restauración a corto plazo, que permitan recuperar su función ecológica para el suministro de los servicios que presta

Los ecosistemas transformados ocupan el 19,2% del área prioritaria, dónde los cultivos de arroz cubren 15.189 ha. Los frentes de intervención están dispersos en toda al área de estudio, afectando principalmente a los cuerpos de agua y la vegetación de pantano.

Este complejo cenagoso es particularmente importante para la conservación de especies con hábitos acuáticos como las aves “pato golondrino” y “chavarría”; los mamíferos como el “manatí”; peces como “sardinata”, “totumito”, “blanquillo”; plantas como la “palma amarga” y “noli” y reptiles como la “tortuga de río”.

La CSB zonificó la porción oriental de este complejo cenagoso como zonas forestales protectoras y zonas de cuerpos hídricos cenagosos de protección.

Debido a su extensión y a su conexión con el complejo de sabanas y arbustales de Sucre y Córdoba, esta área prioritaria es de las más importantes en el contexto de las zonas inundables del Caribe colombiano.

Además de estudios de monitoreo de la calidad del agua y del régimen hídrico, es necesario adelantar estudios poblacionales de especies como el manatí, la sardinata y la tortuga de río, cuyos hábitats potenciales se verían sensiblemente afectados por la desaparición de estos humedales.

También se hace necesario adelantar actividades que favorezcan la conservación de la vegetación de pantano y eviten su transformación en pastos para ganadería o tierras agrícolas. La falta de conocimiento sobre función ecológica de la Majona, ha generado una visión señalándolo como un problema, sin entender que es un complejo de humedales gigantesco a las cuales estaban adaptadas las poblaciones prehispánicas

En la época de sequía aparecen los terratenientes e invasores y colocan cercas en las zonas inundables del humedal, introducen ganado y búfalos que generan una compactación del suelo, construyen muros y diques para el desvio de las aguas y adicionalmente, talan los bosques inundables para introducir cultivos.

De esta forma cambian la estructura ecológica del humedal, pierde su capacidad de regulación hídrica en epoca húmeda y de abastecimiento de agua en epoca de sequía, generado verdaderas tragedias ambientales.

CUARTA
ÁREA PRIORITARIA
EN EXTENCIÓN DEL CARIBE

5,9%

DEL ÁREA TOTAL DEL PORTAFOLIO
CON UNA META DE CONSERVACIÓN DEL

100%

CONSERVA EL

36,1%

DEL ÁREA TOTAL ACTUAL DE VEGETACIÓN DE PANTANO Y

21,3%

DEL ÁREA TOTAL ACTUAL DE BOSQUES Y ARBUSTALES INUNDABLES DEL

CARIBE

LOS AGROECOSISTEMAS GANADEROS CUBREN

33.310

HECTÁREAS

“Los humedales son un elemento vital dentro del amplio mosaico de ecosistemas con que cuenta el país y se constituyen, por su oferta de bienes y prestación de servicios ambientales, en un renglón importante de la economía nacional, regional y local”. Política de Humedales.

© Copyrights SIRAP Caribe 2018. Todos los derechos reservados.